Saltar al contenido

Amor romántico

Amor romantico

¿Sabemos realmente qué es el amor? ¿Lo confundimos con otras sensaciones? Primero descartemos las definiciones equivocadas más comunes. Vamos a conocer el amor falso.

El enamoramiento

El amor no es nada de eso que sientes cuando estas con esa persona que te enloquece, yo sé que lo has sentido, sé que sabes que es estar loco por alguien, que te mueva todo el estómago, que tu temperatura sube, tus latidos aumenten y que sientas una emoción desbordante.

También sé que has sentido ese cariño, esa atracción tan fuerte que te puede volver tan impulsivo como puedas imaginar, esas ganas magnéticas de fundirte con el otro, esa sensación de tranquilidad cuando está con él o con ella, y esa ansiedad cuando ya no está.

También no olvidemos esa agresividad con que defiendes tu derecho a ser el único o la única para esa persona, esos celos ardientes que te queman por dentro, que sacan tu lado paranoico dentro de ti, que te hacen pensar en exceso. Lo sé, lo has sentido, sé que lo has experimentado, y está bien, todos lo debemos experimentar, pero debes saber qué es realmente eso que sientes. Eso que sientes es una droga de neurotransmisores y hormonas producido por tu cerebro, por eso es que los psicólogos dicen que el comportamiento de una persona enamorada parece la de un drogadicto.

El caldero exuberante y caliente de neurotransmisores y hormonas como la dopamina, la noradrenalina y la adrenalina entre otros generan una activación fisiológica de placer increíblemente fuerte, tan fuerte como una droga. En conclusión, el cerebro se autodroga a sí mismo.

Esta pócima llamada coloquialmente amor romántico es la que genera lo que llamamos como el enamoramiento. esa droga que nos hace ver imágenes de amor, frases de amor, poemas de amor, mensajes de amor, películas de amor, videos de amor, cartas de amor,  canciones de amor, pero ¿qué es el amor?

Ahora pregúntate ¿estoy confundiendo el amor con esos químicos? ¿Realmente me comporto como un adicto a la heroína cuando estoy con ella o con él? ¿Me da ansiedad antes o después de ver a esa persona?

¿Está mal sentir todo eso como las mariposas en el estómago, y esa sensación de que se me va a salir el corazón y el pensamiento constante en esa persona? No, no está mal, de hecho hay que experimentar esas sensaciones en la vida, hay que enamorarse, además de que es una experiencia agradable sería igualmente imposible tratar de evitarla.

El problema es que esa sensación no madure y no puedas pasar a la siguiente etapa en alguna interacción.

El real problema es que no controles el enamoramiento y que éste te controle a ti, que tu vida diaria se vea afectada porque tu comportamiento es más disruptivo, impulsivo e irracional y que tu concepto de amor dependa de esas sensaciones y específicamente de esa persona, que te haga dependiente como si fueras un adicto, ahí está el problema.

El amor no es esa etapa, hace parte pero no lo es, el amor es mucho más grande, mucho más profundo. Este es un amor ocasional y generalmente dura unos tres años.

El apego

No es romanticismo, no es posesión, ni es querer estar con esa persona para que tu seas feliz, no es perder tus proyectos por los de la otra persona, ni esas ganas de fundirte y desaparecer con él o ella, no es aferrarse a una relación que no funciona, ni de hacerle favores a tu amado, ni de solucionar todos sus problemas, no es sacrificarse por él o ella y mucho menos vivir junto a esa persona por miedo a la soledad.

Eso no es amor, es apego, un vínculo que se crea a partir de ciertas experiencias, hace parte del proceso pero no es amor. Cuando compartes cosas, eventos, experiencias, actividades, proyectos entre otras cosas, se genera un lazo que hace que sientas cariño, confianza y generosidad por la otra persona. Esto no solo puede suceder con una pareja sino también con los amigos, compañeros de trabajo o más claramente con la familia.

Una de las hormonas que desata este efecto es la oxitocina que se encarga de generar vínculos muy fuertes y tiene un importante papel en las relaciones. Ahora ya sabes por qué te enamoraste de esa persona que trabajaba contigo, o de ese amiga/o que siempre salía con el grupo de fiesta, o de la vecina/o que todos los días te saludaba, o de la compañera/o de clase que trabajaba todos los días contigo. El caso es que cuando pasamos mucho tiempo con alguien, se generan lazos muy fuertes y produce el apego.

El apego tiene su función evolutiva que es mantener la tribu unida, y en el caso de las parejas cavernícolas permitía que tuvieran más probabilidades de sobrevivir.

Cuando el enamoramiento generalmente pierde fuerza y se acaba queda esta sensación de «amor» donde se siente una necesidad fuerte de estar junto a la otra persona todo el tiempo porque sientes que ahora hace parte de tu vida diaria, de tus proyectos y de ti mismo/a.

¡Otra vez, esto no está mal!, pero cuando te pierdes a ti mismo junto con tu individualidad perdiendo el respeto por tus sueños proyectos y autoestima y aun así tú sientes la necesidad de estar con esa persona, se convierte en un problema personal, te hace dependiente de lo que hace la otra persona porque como te pierdes en la otra persona ya no delimitas tu propia personalidad y te vuelves dependiente del comportamiento del otro, tu bienestar depende del otro.

Ahora piensa  ¿y si esa persona no es para ti? ¿Y si pudieras ser feliz solo? ¿Y si pudieras llegar a tu máximo potencial por tu cuenta? ¿Y si realmente no necesitaras a nadie para ser feliz? ¿Y si esa persona no es tan genial?

Piénsalo, cada vez que sentimos un apego a alguien, nos empieza a afectar su comportamiento, y si llega a actuar de una manera que no esperábamos dentro de nuestras expectativas nos genera ansiedad, miedo y estrés, entonces nuestro bienestar empieza a depender de otra persona, y dejame decirte que cuando empiezas a depender de otra persona para estar bien ya no tienes control de tu vida.

Muchas personas se pierden dentro de este tipo de falso amor, pierden sus identidades, sus proyectos, sus deseos y su merecimiento por forzar una relación que está basada en apego.

Aprende a identificar cuando estás pasando por apego y evalúa si la relación vale la pena o no ¡No esperes a que la relación este mal para terminarla! «Si lo tienes que forzar, no es de tu talla».

El apego al final no es malo y tiene sus funciones muy útiles, lo que sí es tóxico a morir es la dependencia que es la degeneración del apego. ¿Como saber si es amor o apego? pues tienes que entender la diferencia entre amar y necesitar. Amara ya lo definimos anteriormente, es una demostración de afecto y un deseo de bienestar donde se forma un proyecto conjunto.

Claro que hay enamoramiento y apego y esta perfecto. Necesitar o depender es cuando no hay demostraciones de afecto sincera sino un miedo a perder al otro, a estar solo, es cuando no hay proyecto conjunto sino que se sigue al otro como si mi identidad dependiera del otro, no somos dos personas sino una fusión deforme del otro con una prótesis que vendría siendo yo.

Idealismo

El amor no es una película de Disney, no es color de rosa siempre y no todas las relaciones que empiezan terminan en final feliz. Fantasías como la de príncipe azul y media naranja rondan nuestra cultura dándole forma a aquellas expectativas de relaciones que todos en el fondo buscamos pero que pueden ser difíciles y complicadas de encontrar en la vida real.

En la vida real las relaciones son más complejas que las simples historias que Hollywood nos presenta en comedias románticas.

El amor no es una historia bonita de Disney donde el hombre o la mujer perfecta se enamoran de ti y se acaba la historia.

Nunca nos han mostrado en esas películas como la princesa se cansa de que el príncipe tenga mal aliento y de cómo la princesa vuelve loco al príncipe porque ella es maniatica de la limpieza, de como el príncipe la cortejo dos semanas y de lo torpes que fueron la primera vez que estuvieron juntos, también de como las finanzas del príncipe decayeron y como la princesa subió de peso un poco.

Solo nos muestran la parte que vende y que queremos escuchar, por eso crecemos con la idea de que las relaciones deben ser perfectas y que no tenemos que trabajar en ella ni en nosotros mismo.

La perfección dada por este guión de historia de amor muchas veces confunde el concepto de amor a una historia donde yo no tengo que hacer nada o donde mis expectativas en algunos aspectos son irreales y no existen, donde solo esperar a que una relación llegue a mi vida sin el más mínimo de esfuerzo y errores, pero a la más mínima dificultad huyo despavorido porque no es la fantasía que espero.

El choque que se genera por no cumplir mis expectativas también genera una confusión de lo que es el amor verdadero, te hace vulnerable porque ni quieres y ni esperas fracasar nunca en las relaciones, el ideal de relación está tan fuera de la realidad que no encontrarás satisfacción con nadie porque a la mínima dificultad no lograrás gestionarlo de forma correcta y saldrás corriendo. El amor como nos lo pintan en estas situaciones no es completo, es solo a medias y se debe tener cuidado de tener conceptos que lo único que hace es confundirnos y sabotear las relaciones reales que tenemos.

Evalúa los roles de hombre o mujer que tu esperas y medita sin son exagerados o si vienen de una fantasía que no te permite conectar con las personas de la vida real. Sé que es poco romántico decir esto pero la versión real del amor verdadero que verás más adelante es también muy linda.

WhatsApp chat