Saltar al contenido

Amor

Amor verdadero

Decodificando el amor

La definición de amor ha tenido diferentes autores y se ha estudiado bastante por científicos que en este blog seguimos y citamos como los psicólogos de pareja John y Julie Gottman y la antropóloga y bióloga Helen Fisher. La definición que daremos aca en este pequeño estudio y recopilación es de base científica y quiero decirte que hay suficiente base científica para hablar de un amor verdadero.

El fin de este apartado es que puedas conocer correctamente la definición de amor para poder encontrarlo en tu vida y que puedas armarlo poco a poco. Empezamos explicando que no es el amor y después vamos desglosando los diferentes tipos de amor que existen hasta llegar al amor de relación de pareja que es el que nos interesa en este blog. Saber acerca del amor verdadero te permitirá distinguirlo en tus relaciones y tomar una decisión con respecto al tipo de relaciones que deseas tener en tu vida y trabajar para que esto suceda. Este es el principio para poder seguir en la otra sección sobre relaciones de pareja.

Qué es el amor

El amor es un concepto universal compartido por todas las culturas que involucra diferentes aspectos dentro el concepto. Esto quiere decir que el amor se refiere a un estado en general que involucra diferentes factores. A partir de esos factores es que se han ido formando diferentes conceptos de amor que involucran diferentes procesos. Sin embargo todos los tipos de amor y en todas las situaciones donde se utiliza la palabra amor o el verbo amar tienen características generales.

El amor involucra sentimientos de afecto, empatía y cariño, involucra deseos de bienestar y por último acciones de sean coherentes con ese sentimiento y ese deseo, así encontramos que el amor, independientemente de a qué o quién se realice, esta compuesto de un sentido emocional de afecto y cariño, un pensamiento o deseo de bienestar (desearle el bien o desearle lo mejor) y por último una acción que vaya  en concordancia con esos deseos y sentimientos.

Amara por ende significa mantener estos tres componentes en cualquier tipo de relación humana que tengamos incluyendo la que llevamos con nosotros mismos, ya sea el amor de un padre a un hijo, amor de hermanos o de amigos (amistad), amor por la humanidad o la naturaleza (universal), amor de pareja o el amor hacia ti mismo, siempre se cumplen  las condiciones anteriores. El verdadero amor en un concepto universal cumple con estos tres componentes y ya mas adelante daremos ejemplos de amor.

Características del amor

El amor involucra en todas sus versiones ciertas características que vamos a nombrar a continuación.

Amor y amistad

En cualquier relación donde se ame al otro se buscará la confianza y el buen humor que se tiene en una amistad, claramente este tipo de amistad varía desde la relación de una pareja sentimental, la amistad pura con los amigos, la confianza y la camaradería que se puede tener con los padres siempre respetando los roles de autoridad, y la amistad superficial que se puede tener con con cualquier extraño (buen samaritanos).

La amistad permite formar un vínculo y una conexión que facilita la resolución de los problemas, la buena negociación, la confianza y el compromiso, la lealtad y el deseo de llevarse bien con el otro. También involucra el gusto por la compañía de la otra persona y el uso del humor para fortalecer el vínculo.

La amistad para terminar también integra el hecho de compartir algún tipo de proyecto que los lleve a un interés común o una buena convivencia, proyecto de pareja, proyecto para ser padre, socio amigos, familia etc. Esto tiene fundamentos evolutivos serios que hace parte de las pulsiones humanas de crear equipos y llevar a cabo empresas y proyectos como «tribu».

Amor y cariño

El cariño o la demostración de afecto puede variar dependiendo de la persona y el tipo de relación pero siempre va a estar. Puede que algunas personas amen pero no sepan demostrar aprecio y cariño, el amor existe pero habrá problemas en expresarlo. Siempre y cuando exista la intención se puede hablar de un amor verdadero.

El aprecio puede demostrarse desde afecto físico con abrazos y besos, como consejos, apoyo de cualquier tipo pero el más importante es la respuesta que se tiene ante los estímulos que el otro me da, desde una simple preocupación donde se le pregunta al otro que le pasa y uno siente la preocupación de la otra persona persona, hasta prestarle ayuda de manera atenta al otro viendo que puede facilitarle las cosas (deseo de bienestar).

La demostración de cariño fortalece los vínculos y permite la interacción entre los grupos humanos. Ma adelante veremos los fundamentos evolutivos de estos comportamientos.

El amor como valor universal

El amor como valor se refiere al hecho de guiarse en la vida por medio de lo que significa el amor y por ende tomar decisiones a partir de este significado. Si el amor significa mostrar cariño y afecto, tener un buen deseo para los demás y hacer estos deseos y este cariño real para el otro por medio de acciones que lo apoye entonces mi vida y mis decisiones estarán guiados por este valor.

Mas allá de un sentimiento el amor es algo perdurable que podemos analizar en diferentes contexto así este se use más frecuentemente en relación de pareja que en otros contextos. También se refiere a compartir los mismos valores. Dos personas que no comparten la misma forma de ver el mundo es difícil que se lleven bien.

Esto es diferente al hecho de tener diferente opinión o tener diferentes metas pero si comparten valores la convivencia será mucho más fácil. Un ejemplo fácil es el respeto, siempre y cuando las personas compartan ese valor no importa que tanto diverjan en opiniones e ideales será fácil llevarse bien. Por eso es tan importante que las dos personas compartan los mismos valores para que se de un entendimiento y una convivencia agradable y estable.

Qué es el amor de pareja

En el caso del amor de pareja se ha definido el amor a lo largo de toda la vida como un propulsor potente que impregna la existencia humana. El amor que sentimos por una posible pareja y nuestro impulso natural a emparejarnos ha hecho que este campo sea el mas extendido a lo largo de la historia y suscite un interés enorme dentro de cada uno de nosotros.

El amor de pareja hace parte del bienestar del individuo y de su realización e integración dentro de una sociedad. Desde el punto de vista evolutivo es el principar motor de la supervivencia humana siendo un comportamiento complejo que involucra diferentes factores para asegurar la reproducción y descendencia correcta de la especie y de los genes de cada persona.

Este va a ser el amor en que nos vamos a concentrar de aquí en adelante viendo como ha sido su evolución a lo largo de la historia y como se define bajo la mirada de los profesionales de relación de pareja en el siglo XXI pero primero definiremos que no es el amor.

Qué no es el amor

¿Sabemos realmente qué es el amor? ¿Lo confundimos con otras sensaciones? Primero descartemos las definiciones equivocadas más comunes. Vamos a conocer el amor falso.

El enamoramiento

El amor no es nada de eso que sientes cuando estas con esa persona que te enloquece, yo sé que lo has sentido, sé que sabes que es estar loco por alguien, que te mueva todo el estómago, que tu temperatura sube, tus latidos aumenten y que sientas una emoción desbordante.

También sé que has sentido ese cariño, esa atracción tan fuerte que te puede volver tan impulsivo como puedas imaginar, esas ganas magnéticas de fundirte con el otro, esa sensación de tranquilidad cuando está con él o con ella, y esa ansiedad cuando ya no está.

También no olvidemos esa agresividad con que defiendes tu derecho a ser el único o la única para esa persona, esos celos ardientes que te queman por dentro, que sacan tu lado paranoico dentro de ti, que te hacen pensar en exceso. Lo sé, lo has sentido, sé que lo has experimentado, y está bien, todos lo debemos experimentar, pero debes saber qué es realmente eso que sientes. Eso que sientes es una droga de neurotransmisores y hormonas producido por tu cerebro, por eso es que los psicólogos dicen que el comportamiento de una persona enamorada parece la de un drogadicto.

El caldero exuberante y caliente de neurotransmisores y hormonas como la dopamina, la noradrenalina y la adrenalina entre otros generan una activación fisiológica de placer increíblemente fuerte, tan fuerte como una droga. En conclusión, el cerebro se autodroga a sí mismo. Esta pócima llamada coloquialmente amor romántico es la que genera lo que llamamos como el enamoramiento. esa droga que nos hace ver imágenes de amor, frases de amor, poemas de amor, mensajes de amor, películas de amor, videos de amor, cartas de amor,  canciones de amor, pero ¿qué es el amor? Ahora pregúntate ¿estoy confundiendo el amor con esos químicos? ¿Realmente me comporto como un adicto a la heroína cuando estoy con ella o con él? ¿Me da ansiedad antes o después de ver a esa persona?

¿Está mal sentir todo eso como las mariposas en el estómago, y esa sensación de que se me va a salir el corazón y el pensamiento constante en esa persona? No, no está mal, de hecho hay que experimentar esas sensaciones en la vida, hay que enamorarse, además de que es una experiencia agradable sería igualmente imposible tratar de evitarla. El problema es que esa sensación no madure y no puedas pasar a la siguiente etapa en alguna interacción.

El real problema es que no controles el enamoramiento y que éste te controle a ti, que tu vida diaria se vea afectada porque tu comportamiento es más disruptivo, impulsivo e irracional y que tu concepto de amor dependa de esas sensaciones y específicamente de esa persona, que te haga dependiente como si fueras un adicto, ahí está el problema. El amor no es esa etapa, hace parte pero no lo es, el amor es mucho más grande, mucho más profundo. Este es un amor ocasional y generalmente dura unos tres años.

El apego

No es romanticismo, no es posesión, ni es querer estar con esa persona para que tu seas feliz, no es perder tus proyectos por los de la otra persona, ni esas ganas de fundirte y desaparecer con él o ella, no es aferrarse a una relación que no funciona, ni de hacerle favores a tu amado, ni de solucionar todos sus problemas, no es sacrificarse por él o ella y mucho menos vivir junto a esa persona por miedo a la soledad.

Eso no es amor, es apego, un vínculo que se crea a partir de ciertas experiencias, hace parte del proceso pero no es amor. Cuando compartes cosas, eventos, experiencias, actividades, proyectos entre otras cosas, se genera un lazo que hace que sientas cariño, confianza y generosidad por la otra persona. Esto no solo puede suceder con una pareja sino también con los amigos, compañeros de trabajo o más claramente con la familia.

Una de las hormonas que desata este efecto es la oxitócina que se encarga de generar vínculos muy fuertes y tiene un importante papel en las relaciones. Ahora ya sabes por qué te enamoraste de esa persona que trabajaba contigo, o de ese amiga/o que siempre salía con el grupo de fiesta, o de la vecina/o que todos los días te saludaba, o de la compañera/o de clase que trabajaba todos los días contigo. El caso es que cuando pasamos mucho tiempo con alguien, se generan lazos muy fuertes y produce el apego.

El apego tiene su función evolutiva que es mantener la tribu unida, y en el caso de las parejas cavernícolas permitía que tuvieran más probabilidades de sobrevivir. Cuando el enamoramiento generalmente pierde fuerza y se acaba queda esta sensación de «amor» donde se siente una necesidad fuerte de estar junto a la otra persona todo el tiempo porque sientes que ahora hace parte de tu vida diaria, de tus proyectos y de ti mismo/a. ¡Otra vez!, esto no está mal, pero cuando te pierdes a ti mismo junto con tu individualidad perdiendo el respeto por tus sueños proyectos y autoestima y aun así tú sientes la necesidad de estar con esa persona, se convierte en un problema personal, te hace dependiente de lo que hace la otra persona porque como te pierdes en la otra persona ya no delimitas tu propia personalidad y te vuelves dependiente del comportamiento del otro, tu bienestar depende del otro.

Ahora piensa  ¿y si esa persona no es para ti? ¿Y si pudieras ser feliz solo? ¿Y si pudieras llegar a tu máximo potencial por tu cuenta? ¿Y si realmente no necesitaras a nadie para ser feliz? ¿Y si esa persona no es tan genial? Piénsalo, cada vez que sentimos un apego a alguien, nos empieza a afectar su comportamiento, y si llega a actuar de una manera que no esperábamos dentro de nuestras expectativas nos genera ansiedad, miedo y estrés, entonces nuestro bienestar empieza a depender de otra persona, y dejame decirte que cuando empiezas a depender de otra persona para estar bien ya no tienes control de tu vida.

Muchas personas se pierden dentro de este tipo de falso amor, pierden sus identidades, sus proyectos, sus deseos y su merecimiento por forzar una relación que está basada en apego. Aprende a identificar cuando estás pasando por apego y evalúa si la relación vale la pena o no ¡No esperes a que la relación este mal para terminarla! «Si lo tienes que forzar, no es de tu talla».

El apego al final no es malo y tiene sus funciones muy útiles, lo que sí es tóxico a morir es la dependencia que es la degeneración del apego. ¿Como saber si es amor o apego? pues tienes que entender la diferencia entre amar y necesitar. Amara ya lo definimos anteriormente, es una demostración de afecto y un deseo de bienestar donde se forma un proyecto conjunto. Claro que hay enamoramiento y apego y esta perfecto. Necesitar o depender es cuando no hay demostraciones de afecto sincera sino un miedo a perder al otro, a estar solo, es cuando no hay proyecto conjunto sino que se sigue al otro como si mi identidad dependiera del otro, no somos dos personas sino una fusión deforme del otro con una prótesis que vendría siendo yo.

Idealismo

El amor no es una película de Disney, no es color de rosa siempre y no todas las relaciones que empiezan terminan en final feliz. Fantasías como la de príncipe azul y media naranja rondan nuestra cultura dándole forma a aquellas expectativas de relaciones que todos en el fondo buscamos pero que pueden ser difíciles y complicadas de encontrar en la vida real. En la vida real las relaciones son más complejas que las simples historias que Hollywood nos presenta en comedias románticas.

El amor no es una historia bonita de Disney donde el hombre o la mujer perfecta se enamoran de ti y se acaba la historia. Nunca nos han mostrado en esas películas como la princesa se cansa de que el príncipe tenga mal aliento y de cómo la princesa vuelve loco al príncipe porque ella es maniatica de la limpieza, de como el príncipe la cortejo dos semanas y de lo torpes que fueron la primera vez que estuvieron juntos, también de como las finanzas del príncipe decayeron y como la princesa subió de peso un poco. Solo nos muestran la parte que vende y que queremos escuchar, por eso crecemos con la idea de que las relaciones deben ser perfectas y que no tenemos que trabajar en ella ni en nosotros mismo.

La perfección dada por este guión de historia de amor muchas veces confunde el concepto de amor a una historia donde yo no tengo que hacer nada o donde mis expectativas en algunos aspectos son irreales y no existen, donde solo esperar a que una relación llegue a mi vida sin el más mínimo de esfuerzo y errores, pero a la más mínima dificultad huyo despavorido porque no es la fantasía que espero.

El choque que se genera por no cumplir mis expectativas también genera una confusión de lo que es el amor verdadero, te hace vulnerable porque ni quieres y ni esperas fracasar nunca en las relaciones, el ideal de relación está tan fuera de la realidad que no encontrarás satisfacción con nadie porque a la mínima dificultad no lograrás gestionarlo de forma correcta y saldrás corriendo.

El amor como nos lo pintan en estas situaciones no es completo, es solo a medias y se debe tener cuidado de tener conceptos que lo único que hace es confundirnos y sabotear las relaciones reales que tenemos. Evalúa los roles de hombre o mujer que tu esperas y medita sin son exagerados o si vienen de una fantasía que no te permite conectar con las personas de la vida real. Sé que es poco romántico decir esto pero la versión real del amor verdadero que verás más adelante es también muy linda.

¿Por qué sufrimos por amor?

Enamoramiento químico

Sufrimos  porque no toleramos nuestros propios químicos en el cerebro, porque nos volvemos adictos a esa persona, no somos capaces de controlar el comportamiento impulsivo, obsesivo e incluso agresivo que muchas veces surge. Esto deriva a tomar decisiones equivocadas, desordena nuestra vida en otras áreas y propicia tener poco control de nosotros mismos. Literalmente no por nada los psicólogos dicen que tenemos comportamiento de adictos cuando estamos bajo los efectos del enamoramiento.

Adicción

A nivel emocional se puede tener picos emocionales muy altos que pueden llevarnos a cometer errores que lamentar, igualmente cuando ese pico emocional baja se puede llegar a niveles muy vulnerables donde la persona hace lo que sea para poder volver a esos picos de placer que tanto lo satisficieron, y ahí es donde se indica que es similar el comportamiento de un enamorado al de un adicto, principalmente por la dependencia que genera con la otra persona y la vulnerabilidad a la que se expone el enamorado.

Esa es la principal razón por la que sufrimos ¿Por qué el «amor» duele? ¿Qué pasa cuando le quitas una droga a un adicto? Si, síndrome de abstinencia, estamos adictos a lo que nos produce esa persona y todo lo que está relacionado con ese estimulante (esa persona) (la película que vieron juntos, ese restaurante que fueron de aniversario, esa canción que se dedicaron, ese olor de ella o él), despierta las mismas reacciones que tiene un adicto (Ansiedad, agresividad, tristeza, pensamientos de obsesión).


En conclusión, la razón por la que sufrimos por los neurotransmisores y hormonas es que perdemos control de nuestro comportamiento sensato y esto puede afectar otras áreas de nuestra vida, otro tipo de relaciones y nuestro propio bienestar emocional, justificamos nuestro comportamiento porque solo queremos ver y escuchar lo que queremos y nos volvemos dependientes de él. De ahí que digan que el amor es loco, pero como dije antes eso no es amor.

La dependencia emocional

Sufrimos por dependencia porque perdemos nuestra individualidad y quedamos a merced del otro, no queremos estar con el otro para hacerlo feliz sino para hacernos felices a nosotros mismos, para que su compañía me haga sentir tranquilo, sufrimos porque en algún punto este vínculo nos hace perdernos a nosotros pensando que somos esa persona, y muchas veces entramos en estado de obsesión, sacrificándonos y enfocándonos únicamente en la persona para que no nos deje y nos siga haciendo «feliz».

El lazo increíblemente fuerte que se genera con la hormona oxitocina puede generar juegos emocionales que se utilizan para generar dependencia, obsesión y culpa, por ejemplo puede que una relación este llegando a su fin y ya no sea funcional para los dos, pero por el apego desarrollado prolongamos esa relación por tiempo indefinido ya que está basada en todo menos en el amor verdadero (miedo a estar solo, sacrificios innecesarios, obsesión, drama, sufrimiento, asumir el rol del salvador de la relación, probar al otro tener derecho al cariño, manipulación,  idealización, placer momentáneo, etc. ).

Todos estos escenarios son posibles ya que no estamos en pleno control de nuestro razonamiento y por lo tanto tomamos decisiones a partir de lo que sentimos y no de lo que es mejor para nosotros. Junto con la droga mencionada anteriormente, generamos esa dependencia y ese vínculo que nos deja avanzar en nuestra vida porque estamos tan concentrados en la otra persona y en que esa persona cumpla nuestras necesidades de completarnos en la vida, que nos olvidamos de nosotros y de nuestros sueños y proyectos, nos olvidamos de que ya estamos completos ¿Acaso no has escuchado esa pareja que terminan y vuelven una y otra vez? La verdad esa relación puede que ya no tenga solución pero el apego insano de los dos hace que crean que el otro hace parte de ellos y se ven sometidos en un ciclo infinito donde saben que no son el uno para el otro pero siguen volviendo por falta de madurez emocional.

La dependencia emocional funciona despertando en el otro emociones muy poderosas por medio del síndrome de abstinencia generado por el primer punto de la adicción, la manipulación emocional dentro de este estado es increíblemente sencilla, a diferencia del primer punto ya no es la exaltación lo que se busca sino la evitación de las sensaciones desagradables que sienten cuando se encuentran solos, se huye de la ansiedad, de la soledad, tristeza y preocupación que genera una posible separación. Esta ansiedad al igual que en el primer punto hace perder el control a la persona de su juicio y de su individualidad, tomando decisiones a partir de lo que siente (miedo, estrés, ansiedad, tristeza).

Evita la dependencia manteniendo tu individualidad fuerte y nunca cediendo tus sueños y proyectos ante nadie.

Patrones de pareja

Otras  razón por la que sufrimos también es porque las personas y las relaciones que buscamos no son reales o no están fundamentadas para nosotros sino que son programadas por la sociedad, la cultura o la familia.

Cada uno tiene su propia historia de amor grabada en su cabeza tanto por sus experiencias en la vida, su cultura, su educación en casa y su propia construcción ideal. Todos tenemos nuestra mujer u hombre ideal plasmado en la cabeza junto con sus respuestas y demostraciones de afecto en particular y método de conquista ideal. Todos tenemos esa idea de cómo debe ser una relación, con pasos y etapas personales, y de cómo se debe desenvolver.

También tenemos esa imagen de cómo nos deben ver a nosotros, como se debe ver esa persona, qué cualidades y fortalezas debemos tener en una relación y de cómo debemos comportarnos frente a esa persona especial. En el momento en que estas percepciones chocan con la persona con la que nos estamos involucrando se puede dar o bien una adaptación (consensuada u obligada) o la ruptura.

Al crearse la ruptura, el sistema de creencias que teníamos entra en alerta roja (especialmente si nos han dejado a nosotros) y nuestra mente tiene que re evaluar todo el sistema a ver qué está pasando, cuál fue el fallo, pero más que todo el problema está en darse cuenta que lo que nosotros creíamos que estaba bien, tal vez no lo era tanto (por lo menos para la otra persona). Por eso las fantasías, los patrones familiares y las exigencias de la sociedad nublan muchas veces el concepto funcional del amor y de las relaciones, creando una telaraña de creencias que chocan con nuestras experiencias y que no exactamente tienen que ser así.

Creencias

Sufrimos  porque lo que yo tengo como creencia en una relación choca con la realidad que me es mostrada, e inmediatamente la fantasía se rompe y el cerebro se desilusiona. Sufrimos también porque nuestros estándares carecen de realismo y tenemos conceptos inmaduros de comportamientos ideales que dificultan el relacionarnos con posibles parejas o los ahuyenta por exigencias que son ilógicas o erróneas.

Ya nombrado anteriormente, nuestra sociedad está llena de fantasías impuestas por nuestra cultura, estas fantasías cuando son llevada a la realidad, pueden chocar con las expectativas que muchas personas tienen de lo que es normal en una relación. Estas fantasías donde el príncipe salva a la princesa pueden hacer creer a muchos hombres de que tienen que comportarse de una manera para tener a su amada.

Igualmente pasa con las mujeres. En las novelas mexicanas donde muestran que entre más drama tenga la novela más audiencia tiene, puede hacer creer a las mujeres que la relación ideal debe tener una serie de altibajos para que sea real, lo que produce creencias inequívocas de como debe ser una relación y llegan a sentirse incómodas con la idea de tener una relación estable y tranquila. Por otro lado la cultura popular de chico malo, o de hombre bonito, puede hacer sentir a muchos hombres que no valen lo suficiente por no tener las cualidades que ven dentro de las películas que vemos, entonces se abstienen de buscar mujeres atractivas por falta de merecimiento.

Muchas relaciones no pasan del enamoramiento porque en ninguna película quieren pasar el trabajo personal y de equipo que se tiene que tener en una relación de pareja exitosa, por lo que muchas veces se cambia de relaciones continuamente porque creen que una relación no debe tener conflicto y que las personas tienen que quererlos como son. Muchos hombres creen que tener muchas mujeres los harán hombres de valor y a muchos, confundidos, se les dificulta tener una relación estable cuando la buscan.

Muchas mujeres creen que tener una relación larga las hace más valiosas, pero si la relación no funciona pueden quedarse atrapadas tratando de arreglar una relación que simplemente no es para ellas porque creen que ellas deben hacerlo funcionar porque «el amor lo puede todo».

Terminan sufriendo mucho tiempo en una relación que simplemente no era para ellas. Cuando alguna de estas creencias choca con la realidad las creencias de fantasía desilusionan el cerebro haciendo sentir muy mal a la persona o simplemente no le permiten avanzar manteniéndolos en dinámicas insanas donde no logran sentirse plenos.

Construye tu propia fantasía real para una relación, una en la que tú salgas bien librado, donde todo sea real y posible basada en experiencia y en valores y el cerebro se desilusionará menos porque sabe que esperar dentro de las probabilidades reales.

Patrones de pareja cultural

Sufrimos porque tratamos de cumplir roles que no son creados por nosotros sino por la sociedad, por lo que en la vida real creemos que tenemos que comportarnos de cierta manera.

La sociedad también está moldeada por lo que se cree que se debe ser y hacer. Hace unos años se tenía la costumbre social de trabajar, casarse, tener hijos, jubilarse y morir, Las mujeres repetían el proceso pero en la casa como madre de hogar. Después la mujer también empezó a trabajar y ahora eran dos que repetían el proceso. Hoy en día casi nadie se casa, prefieren saltar de relación en relación, hay más mujeres independientes que prefieren salir a trabajar y hacer su vida que frenarse construyendo una familia.

A partir de estas costumbres  ¿Sabes cuantas mujeres se frustraron años sin trabajar por estar solas en casa? ¿Sabes cuantos hombres se frustraron porque querían irse de viaje a recorrer todo el mundo pero no lo hicieron por quedarse trabajando haciendo una familia? En esta época va a pasar igual porque siempre hay un montón de gente haciendo lo que todo el mundo hace sin atreverse a hacer lo que realmente quieren.

En el caso de las relaciones es igual, hay muchas mujeres que creen que su valor radica en que un hombre debe cortejarlas bastante tiempo y muchas no logran salir con nadie porque se hacen rogar demasiado y los pocos hombres con autoestima no lo ven justificado. Muchos hombres piensan que el ser insistentes y detallistas va a hacer que una mujer los acepte, pero eso no tienen nada que ver con acosar e incomodar cuando es claro que ella lo esta rechazando, y muchas veces se degradan y pierden el tiempo con mujeres que nunca les van a hacer caso, muchas veces pasan a ser intensos y molestar a la mujer por esa creencia implantada.

En aspectos más graves hay hombres que creen que golpeando a una mujer ella no los dejara, y al mismo tiempo hay mujeres que creen que si las golpean es porque lo merecían porque se comportaron de una manera que no es correcta cuando la violencia no es justificada de ninguna manera. Estos aspectos moldeados por las creencias populares hacen que construyamos creencias de relaciones que no nos facilitan relacionarnos de manera adecuada con los demás.

El trabajar una relación no es lo mismo que forzarla a que funcione como sea, y muchas parejas sufren porque entran en dinámicas y creencias implantadas por la sociedad que los hace sufrir. Los roles típico de hombre y mujeres pueden ser adaptados por nosotros mismos para que estén en función de nuestra felicidad y no de lo que se espera que hagamos. Las mujeres también pueden tomar la iniciativa, y los hombres también pueden llegar a ser románticos, estos comportamientos como ejemplo ayudan a las interacciones entre hombres y mujeres sin ser exactamente roles tradicionales.

Patrones de pareja psicológicos

Sufrimos porque tenemos patrones de pareja incorrectos, comportamiento que nos llevan a situaciones y relaciones que ya conocemos pero que no necesariamente queremos o resultan bien, solo que ya están programados por el ambiente en donde crecimos ¿Tienes siempre el mismo tipo de parejas? ¿Tus relaciones siempre son iguales?

¿Más bien no tienes muchas relaciones, no duraste mucho o no has tenido ninguna? Una de las razones por las que tus relaciones no son como tú quieres es porque estás repitiendo un patrón implantado en tu familia. Cuando crecemos en una determinada familia, esta tiene dinámicas especiales que forman nuestra percepción de nosotros mismos y de cómo deben ser las relaciones y el amor.

Cuando crecemos siempre intentamos llenar los espacios o tomar los roles a los que estamos acostumbrados y  formamos creencias para validarlos. Esto da de cierta forma una guía para movernos por el mundo. Como ejemplo, un hermano mayor puede casarse con una hermana menor porque él está acostumbrado a hacerse cargo de ciertas responsabilidades, de tomar el mando, cuidar y proteger, y ella está acostumbrada a que la cuiden, a dejar que los mayores tomen decisiones, por lo que ese tipo de dinámica se replica ¿Cuál es el problema? cuando las dinámicas de nuestra familia no eran perfectas y teníamos roces o conflictos que no se resolvían ese tipo de relaciones o interacciones se replican con una diferencia y es que una persona externa no va a tolerar tan fácil los defectos que todos tenemos, a diferencia de nuestra familia.

Por eso es tan importante trabajar en nosotros mismo, muchas veces estamos programados para atraer personas o relaciones que provocan dinámicas de comportamiento conocidas pero que no queremos. Piénsalo ¿estás repitiendo lo que vivías con tus hermanos o lo que vivieron tus padres? ¿Qué dinámica familiar puedes estar repitiendo y que no te gusta? Muchas mujeres están con hombres infieles o con hombres violentos porque esa fue la dinámica que aprendieron en su familia, tal vez su padre las golpeaba, era infiel, o simplemente ellas tuvieron que mendigar tanto cariño en la familia que lo empezaron a regalar con sus actuales parejas.

Muchos hombres están acostumbrados a que en su casa mande el hombre y se hace lo que él diga y encontrar mujeres que también participan en las decisiones de pareja los hace entrar en conflicto con mujeres más fuertes y decidida, lo que puede dificultar alguna relación. Muchos hombres no crecieron con papá y por lo tanto se acostumbraron a ser los protectores y complacientes hombres de su madre, y en sus relaciones muestran muchas veces una excesiva complacencia con las mujeres. Muchas personas de padres que tuvieron una separación difícil no quieren tener relaciones porque creen que no van funcionan y porque no quieren pasar por la misma situación de su infancia, pero profundamente se mueren por una relación. 

Celos

Los celos es uno de los comportamientos que van de la mano de la experiencia del amor humano y de la vida en pareja. Es un comportamiento propio de la especie humana caracterizado por una emoción muy fuerte que se despierta cuando se percibe una amenaza donde alguien puede usurpar o quitar el puesto o el rol de la persona, en este caso la pareja sentimental o sexual. La amígdala que está encargada de la supervivencia despierta toda emociones de peligro donde la persona  despierta emociones como la ira, la ansiedad y el miedo. En la medida que vamos creciendo y madurando aprendemos a controlar estas descargas de emociones fuertes de celos para evitar una respuesta inapropiada frente a estas emociones.

Las mujeres generalmente sienten mucho más celos de que su pareja sienta enamoramiento por otra mujer que atracción sexual. En el caso de los hombres es al contrario, sienten más temor de que su pareja sea infiel sexualmente que emocionalmente. Esto está explicado desde la teoría evolutiva donde las mujeres buscan más un hombre que provea compañía y asistencia a la mujer mientras que los hombres están enfocados en que la mujer sea fiel sexualmente para asegurarse de que su descendencia sea de él. Claramente estos mecanismos no son conscientes o deliberados sino son sistemas inconscientes que impulsan comportamientos por medio de emociones muy fuertes. 

Los celos evolucionaron como comportamiento evolutivo para prevenir las infidelidades y traspasar los genes de la mejor manera. Hoy en dia los celos son muy comunes en las personas y proporcionan cierta atención en la pareja si se maneja de manera adecuada. Como estos son comportamientos evolutivos cualquier tipo de anomalía tanto biológica como psicológica puede hacer que las emociones se desborden en celos enfermizos que se vuelven autodestructivos. La importancia de tener una madurez emocional, amor propio y buenas creencias que permitan que la cabeza no produzca sola los celos permitirá manejar estos comportamientos que pueden destruir las relaciones.

Tanto de si eres de los que amenaza con quitarse la vida, los que manipula, los que agreden física o psicológicamente o los que controlan a su pareja dejame decirte que ese comportamiento no permitirá nunca que seas feliz en una relación y te sugiero trabajar en ello.

Si estas con una persona asi te sugiero que te alejes de esa persona ya que puede ser muy peligrosa. Ese tipo de comportamiento no se debe tolerar de ningún modo. Esta es la base del sufrimiento en las relaciones de pareja tóxica por celos enfermizos, que alguien los tenga y que alguien que los permita.

Desamor

Dentro de nuestra vida en ocasiones no seremos correspondidos por eso el desamor, ruptura de pareja o el mal usado termino amor platónico o amor imposible nos harán sentir un júbilo y placer que de alguna manera nos elevara hasta el éxtasis existencial y nos bajaran en caída libre hasta reventarse contra el suelo. El mal de amor o el dolor del desamor hace parte de la vida y nos hace crecer como personas, nos enseña que tipo de pareja queremos y nos ayuda a conocernos. Aprender como superar las rupturas de pareja o el amor no correspondido con las herramientas adecuadas te ayudará a escoger y encontrar pareja mucho mas rápido y mucho mejor. Primero entenderás que pasa dentro de ti cuando hay una ruptura de amor y los químicos que tanto hablamos te hacen sufrir de forma inimaginable.

Tipos de amor

El concepto de amor viene desde la antigüedad y ha sido descrito de manera muy similar por las diferentes culturas. Las definiciones más populares que existen las plantearon los antiguos griegos hace mucho tiempo atrás. Vamos a hacer un recuento de lo que ha sido descrito como definición amor y de que no es el amor. Los principales tipos de amor se encuentran descritas en la  filosofía y hay 5 tipos de amor.

Tipos de amor según los griegos

Desde la filosofía el amor es una virtud que se tiene que perseguir a lo largo de la vida y representa el afecto y la bondad del ser humano. Los griegos distinguían diferentes tipos de de amor donde varios filósofos incluso daban sus propias interpretaciones.

Amor Philias

Este tipo de amor según los griegos hacia referencia al amor con ningún tipo de pasión sexual. Se daba a los amigos, padres, compañeros de armas y a la sociedad en general.

Amor Storge

Es un amor natural que se siente a los padres, hermanos o familiares cercanos en general.

Amor Xenia

Este tipo de amor hacia referencia a un ritual, una practica importante de la antigua Grecia de hospitalidad donde el anfitrión proporcionaba vivienda y comida entre otras cosas al huésped y este pagaba solo con su gratitud.

Amor Ágape

El amor que llamaban los griegos Ágape es lo que podríamos decir un amor desinteresado y sublime. Describen un amor puro, donde solo se tiene en cuenta el bien del ser amado y carece de pasiones, vas mas allá del interés pasional y sexual. Mucho lo llaman el amor a la verdad o la virtud.

Amor Eros

El amor Eros es catalogado por los griegos como un tipo de amor pasional, romántico y sexual. Es un tipo de amor que reconoce la belleza. Algunos lo llaman el amor al cuerpo. Platón desarrollaría su propia versión que se haría famosa y tendría un uso popular como el amor platónico que es un amor no correspondido o imposible pero que esta lejos del real significado que le dio en su obra El banquete.

Amor platónico

Este amor habla de un proceso donde la persona empieza apreciando la belleza del cuerpo y va trascendiendo hasta amar la belleza del carácter, la personalidad, la esencia, las sociedades, las leyes y las costumbres hasta llegar a un amor espiritual que ama la belleza como esencia en todo lo que nos rodea y que es ausente de deseo sexual o que por lo menos no se basa en solo eso. 

Qué es el amor de pareja según la biblia

Para los cristianos el amor es una virtud que se encuentra representada por Dios. Dios es amor y el hombre que tenga a Dios en su corazón tendrá amor. Los cristianos en la biblia utilizan la misma clasificación griega del amor. Algunas veces lo dividen en amor ascendente y descendente aludiendo al amor eros y ágape. Los Cristianos creen que amar a Dios y al prójimo sobre todas las cosas es lo mas importante y así encontraran el verdadero amor. En el contexto de pareja el amor verdaderamente es una comunión «afirmación mutua de la dignidad de cada pareja» y un «encuentro de dos libertades en entrega y receptividad mutuas«. Como este tipo de relación exige compromiso y estabilidad se vuelve santa y por ende no tiene solo el fin de procreación, la sexualidad se vuelve un motivo de gozo y disfrute dentro de la intimidad de la pareja.

Psicología del amor Freud

Freud también dividió los tipos de amor en diferentes clases. El amor materno donde el hijo no hace nada para ganárselo y no puede hacer nada para obtenerlo si no lo tiene. En cambio los padres van construyendo el amor a medida que van criando al hijo y este se lo va ganando.

El amor fraterno hace referencia a la ternura por otro ser humano sin ningún carácter sexual.

El amor erótico habla de un amor de novios donde hay diferentes elementos como el cuidado donde se prevee evitar causarle dolor al otro. Responsabilidad para responder ante la interacción con el otro. Conocimiento ya que nadie ama de verdad sin conocer al otro la primera vez que se ven, y el respeto para dejar desarrollar al otro y ser consciente de que no se debe absorber la identidad del amado.

El amor a Dios e refiere al amor en conciencia con el todo, significa no esperar nada de él sino estar en un estado permanente de amor.

Por último el amor propio o el amor narcisista donde la persona se cuida y se asegura de su bienestar.

Amor verdadero

Por fin llegamos a la tan aclamada definición de amor. A partir de todo lo estudiado, definido que no es, que etapas tiene,  porque sufrimos con este tema y de donde surge podemos decir que el amor es una decisión. Cuando yo logro vencer por medio del amor propio y el desarrollo personal todas las falsas definiciones de amor verdadero que planteamos en el artículo, logro controlar mi enamoramiento y apego, y estoy tan completo conmigo mismo que no busco felicidad en los demás sino que la doy, ahí, justo ahí es que yo tomo la decisión de amar a quien yo quiera, yo decido, yo elijo, no por necesidad, no por dependencia, sino por pura elección, porque junto a esa persona todo se propulsara el doble, soy maduro, seguro y feliz y mis relación tal vez no vayan a ser perfectas, pero si va a ser plenas. 

Estas reflexiones sobre el amor verdadero que sí existe,  es un amor incondicional, un amor real,  eterno, y es diferente al  deseo, al capricho, a necesitar, al estar enamorado, al  apego, a querer o adorar, a gustar o a la calentura. Es un amor completo donde no necesitas una  media naranja que te complete. Eres tu contigo mismo y ahí estás preparado para seguir al siguiente paso.

Síntomas del amor verdadero

Amor propio

El amor propio es la primera etapa para que una persona pueda construir la mejores creencias y el mejor comportamiento para tener las relaciones que quiera, con las personas que quiere y como se le dé la gana. En nuestra cultura popular latinoamericana se castiga de cierta forma el amor propio o lo que se llama en otras partes como el ego positivo.

En la mayoría de nuestros países se promueve más el ser una persona humilde a ser una persona triunfadora. Esa condición produce un desequilibrio en nuestra autoestima, donde no nos permite desarrollar un sentido de merecimiento para grandes cosas, donde muchas veces hace falta el respeto, la ambición, la seguridad y la confianza en sí mismo, donde está penalizado sobresalir, tener dinero, escoger a la mujer más hermosa o al hombre más guapo,  no sentimos merecer amor.

El amor propio es el mejor chaleco antibalas que hay para evitar todos los puntos anteriores por lo que sufrimos. Cuando tienes amor propio no importa si te enamoras de una persona, porque si estás enamorado de ti y de tus sueños, tus cualidades, proyectos, y tu vida general, la droga por el enamoramiento puede ser cambiada fácilmente otra vez por la droga que tu cerebro genera automáticamente con tu vida. La mejor amante que puedes tener se llama  SUEÑOS y PROYECTOS DE VIDA, ese par nunca te dejara, nunca te engañaran.

También nunca te fundirás demasiado con nadie, ya que si tienes amor propio entonces tienes una individualidad bien definida y como  te quieres lo suficiente para no perderte por el apego generado en alguna relación dado el caso de que tengas una ruptura, te recuperas muy rápido porque ya tiene un compromiso de por vida contigo mismo y sabe que grandes cosas te esperan.

Las fantasías de una persona con amor propio suelen ser más reales y espontáneas porque no sueñan en completarse con alguien, porque se sienten completos consigo mismos, una persona con amor propio no se desilusiona porque sus expectativas son reales, apunta alto porque sabe que merece lo mejor pero también conoce lo real, las fantasías están alrededor de sí mismo y no con otra persona, su vida la ama tanto que no busca alguien que sea genial para alegrar su vida sino que quiere a alguien que recorrer con él o ella su vida maravillosa sin tener tampoco que completar ni alegrar a nadie.

No le interesa lo que la sociedad piense, una persona con amor propio hace lo que quiera y va hacia donde quiera porque confía en sí mismo, no permite que la sociedad ni la familia le diga que está bien o no, puede escuchar sugerencias pero nunca aceptará imposición y mucho menos en el amor, su rol en las relaciones es creada por él o ella y no impuesta. Tiene más probabilidades de ser independiente, porque una persona con amor propio se quiere tanto que es independiente, está feliz con él o ella misma y buscará tomar ese rol frente a cualquiera que esté con él o ella. Eso quiere decir que nunca dependerá de nadie para nada, la palabra correcta es que hace equipo con alguien que decide por cuenta propia «conquistar el mundo junto a él o ella».

Otra forma donde surge el amor verdadero y que también sirve de estrategias para evitar todas las formas anteriores de sufrimiento es la de desarrollo personal. No solo es amarte y creer que eres perfecto, el amor propio radica también en saber que no eres perfecto, radica en saber que aunque haces lo posible por hacer las cosas bien y lo haces bien muchas veces te equivocas y tienes defectos por corregir y trabajaras en eso. 

Al trabajar en ti y en tus defectos no solo demuestras aún más amor propio sino que te vuelves mejor persona. El amor propio real (y no el narcisismo o el egocentrismo) genera mejores personas, ya que una persona que realmente se ama y se ha trabajado así misma puede verse reflejado en los demás y dejar de criticar y juzgar, es compasiva y amable, sin dejar de quererse y hacerse respetar.

Son personas que no caerán en juegos emocionales, son difíciles de manipular, tienen mucha certeza de a dónde van y que quieren, así que es difícil que se confundan con el tipo de personas que quieren en su vida, saben que comportamientos aceptan y que otros no. A partir del trabajo que han hecho en sí mismo como seres humanos controlan el apego y el enamoramiento porque tienen la capacidad de decidir porque se conocen. Son asertivos y saben negociar los puntos en desacuerdo con las personas.

Trabajan también en su habilidad de conquista porque saben que es necesaria, saben que si son rechazados vendrán más personas que pueden tener esa conexión especial que buscan,  buscan ser correspondidos, no se afanan, pero tampoco tiene miedo de ir directamente por lo que quieren, no tienen miedo de probar y de atreverse porque saben que están completos y que nada grave puede pasar, pasa por las etapas del enamoramiento sin problema, genera apegos sanos y mantienen su individualidad fuerte, negocia con la persona para formar un equipo de vida sin imponer ni exigir, y así como su vida tiene proyectos, también los buscará en la relación para que tenga sentido.

Las tres conexiones de pareja

Después de que hayas encontrado el amor propio y te hayas convertido en una persona independiente, y después de haberte entrenado en habilidades de conquista, hayas tenido muchas experiencias exitosas con diferentes parejas y hayas definido que quieres y que no quieres en alguien, lo que sigue es tratar de encontrar una persona con las que tengas una conexión más profunda. El amor de pareja verdadero requiere una conexión que te permita sentirte pleno en varios ámbitos. Las tres conexiones que se buscan acá son claves para tener relaciones sanas y exitosas y no sentir que es una relación forzada que se lleva a cuestas, se debe buscar las tres conexiones, si falta una, tarde o temprano la relación flaqueara.

Conexión física: Esta es la conexión más obvia, la persona que está contigo debe atraerte físicamente y tú debes atraerla también, deben considerarse bonitos atractivos, deben mirarse con gusto físico y pasional. En la intimidad debe haber una conexión y una fluidez que permita tener una satisfacción física entre los dos. Todos sabemos que esta conexión es muy importante y sin ella no abra una relación sana, sin embargo si basamos nuestra relación en solo esta conexión, se convertirá en una relación banal basada en el placer y la belleza física, y no durará mucho tiempo. Las personas que tienen una relación basada en esta conexión tendrán muchas peleas por discordancia en sus proyectos o personalidades.

Conexión emocional: Este tipo de conexión radica en las emociones, en las sensaciones que me evoca esa persona, es el gusto por estar junto a mi pareja y el apoyo emocional que me genera. Se identifica por qué me siento enamorado, me parece fantástica la persona que tengo al frente, puedo identificar los aspectos que la hacen especial y cuando estamos juntos nuestras personalidades se conectan. Tenemos una conexión en nuestro comportamiento que hace que nos divirtamos juntos, sentimos cariño y aprecio por el otro y nos dan ganas de fundirnos junto a la otra persona. Este tipo de conexión también es muy importante, especialmente para relaciones largas, sin embargo las relaciones que están basada en la conexión emocional suelen estar acompañado de apego y dependencia, muchas veces el cariño y aprecio por el otro nos lleva a perdernos a nosotros mismo, idealizar a la otra persona nos lleva a hacernos cargo de una relación que no tiene dirección ni futuro sólo porque se tiene cariño. En el caso de que solo uno de los dos sienta la conexión emocional se puede entrar en la famosa friendzone.

Conexión mental: Esta es la forma más elevada de conexión, mucha gente la tiene, los amigos, colegas y seguidores en redes sociales. Generalmente hace referencia a la afinidad en valores y ética moral con los que una persona afronta la vida, se refiere a lo que yo creo que debe ser y por lo que yo lucho. Cuando una relación carece de esta conexión, la pareja sufren reveses, fricciones y roces, ya que puede que los dos no compartan el mismo sistema de valores por lo que dirigirán la casa, el dinero y la educación de manera diferente. Este tipo de desconexión no permite que una relación crezca y fluya, por lo que tarde o temprano por desgaste o desespero las relaciones se acaban. Esta es la conexión más importante a la hora de encontrar pareja, si encuentras a alguien que te parece atractivo, te llevas bien y encuentras su personalidad muy afín, y aparte de eso piensa y se dirige al mismo lugar que tú, CASATE, esa es la persona, no hay que pensar más, ya la encontraste. Por otro lado si una relación solo se basa en esta conexión será una relación fría y sin calor que a la más mínima provocación de alguien mucho más interesante física o emocionalmente, romperá esos valores fríos y sin fundamento. Una conexión basada solo en lo mental será excesivamente racional, aburrida y casi de amigos. 

Negociación y acuerdos en las relaciones de pareja

 Ya estableciendo una relación, muchas veces nos preguntamos ¿Cuánto debe durar? Ahora ¿estoy con esa persona para siempre? ¿Cómo puedo tener una relación que dure y que sea sana? Para empezar quiero decir y aclarar algo fundamental en las relaciones y en la vida humana, ES IMPOSIBLE NO EQUIVOCARSE, a lo que me refiero es que no nos podemos preparar para nunca fallar, pero si nos podemos preparar para dos cosas, la primera para hacer las cosas bien y la segunda para levantarnos después de fallar. Me enfocare en la primera. Muchas veces podemos hacer las cosas bien y fallar.

Hacer las cosas correctamente reducirá drásticamente las posibilidades de que falles, pero no evitará nunca que te equivoques o que sufras algún revés. Ya trabajando en el amor propio, en las habilidades de conquista y buscando las tres conexiones correctas para encontrar una pareja exitosa lo que queda es saber llevar esa relación de forma sana, exitosa y virtuosa.

Una de las razones por las que muchas relaciones no funcionan es porque la mayoría de la gente asume cosas en el otro que no ha comprobado, asume creencias como ciertas y no se da cuenta que su pareja puede tener un concepto diferente de cariño, sexualidad o de la misma relación, diferente a él mismo. Esto está bien explicado en la primera parte del artículo donde explico la programación de la sociedad con respecto a las relaciones. A partir de esto es importantísimo hacer preguntas clave a la persona acerca de sus relaciones, de lo que significa el amor para la otra persona, y de que espera.

Muchas mujeres creen que un hombre que no responde a sus exigencias simplemente es desconsiderado y sin decir nada huye sin explicarle al hombre lo que pasó. El hombre se lastima y no aprendió nada y la mujer está buscando una aguja en un pajar.

Muchos hombres asumen que una mujer está satisfecha con su comportamiento y nunca piensan en preguntarle ni en preocuparse por saber realmente como se conquista día a día a esa mujer en particular pensando que todas son iguales.

La relación termina, y él justifica la ruptura con alguna de las creencias habituales masculinas de cómo son las mujeres, que generalmente son mentira. Así que en ambos casos se debe averiguar el concepto personal de amor y su expresión en una relación, preguntas como ¿Qué es el amor? ¿Cómo debe ser una relación para ti? ¿Qué es lo que más te puede molestar en una relación? ¿Qué tipo de relación buscas? ¿Qué valores deben regir una relación para ti? Si averiguas estas preguntas en la persona con la que estás pensando tener algo serio, debes establecer ACUERDOS claros y entendibles para que la relación sea guiada por un comportamiento justo que beneficie a los dos. Dado el caso que no se pueda establecer acuerdos para una relación seria a largo plazo las negociaciones se derivarían a relaciones cortas, independientes e incluso causales sin mayor involucramiento emocional.

Cualquier sea el caso, para evitar confusiones y relaciones sin beneficios el siguiente paso para tener relaciones exitosas, incluso donde solo se tenga sexo, es la capacidad que tenga la pareja de establecer acuerdos y negociarlos hasta que se establezca una relación GANAR-GANAR. Eso quiere decir que los dos aceptan términos de una relación específica que se comprometen a seguir. Se necesita mucho amor propio para establecer acuerdos, ya que por miedo a perder la atracción o de seguir en la soltería muchos sacrifican sus valores o sus proyectos a cambio de la compañía. Tampoco nadie es exento de que la pareja no cumpla los acuerdos. Como dije, tu responsabilidad es hacer las cosas bien y de levantarte cuando no resulte como esperabas, eso es lo único que controlas, de resto no puedes controlar al otro.

WhatsApp chat