Saltar al contenido

¿Por qué sufrimos por amor?

por que sufrimos por amor

Enamoramiento químico

Sufrimos  porque no toleramos nuestros propios químicos en el cerebro, porque nos volvemos adictos a esa persona, no somos capaces de controlar el comportamiento impulsivo, obsesivo e incluso agresivo que muchas veces surge. Esto deriva a tomar decisiones equivocadas, desordena nuestra vida en otras áreas y propicia tener poco control de nosotros mismos. Literalmente no por nada los psicólogos dicen que tenemos comportamiento de adictos cuando estamos bajo los efectos del enamoramiento.

Adicción

A nivel emocional se puede tener picos emocionales muy altos que pueden llevarnos a cometer errores que lamentar, igualmente cuando ese pico emocional baja se puede llegar a niveles muy vulnerables donde la persona hace lo que sea para poder volver a esos picos de placer que tanto lo satisficieron, y ahí es donde se indica que es similar el comportamiento de un enamorado al de un adicto, principalmente por la dependencia que genera con la otra persona y la vulnerabilidad a la que se expone el enamorado.

En conclusión, la razón por la que sufrimos por los neurotransmisores y hormonas es que perdemos control de nuestro comportamiento sensato y esto puede afectar otras áreas de nuestra vida, otro tipo de relaciones y nuestro propio bienestar emocional, justificamos nuestro comportamiento porque solo queremos ver y escuchar lo que queremos y nos volvemos dependientes de él. De ahí que digan que el amor es loco, pero como dije antes eso no es amor.

La dependencia emocional

Sufrimos por dependencia porque perdemos nuestra individualidad y quedamos a merced del otro, no queremos estar con el otro para hacerlo feliz sino para hacernos felices a nosotros mismos, para que su compañía me haga sentir tranquilo, sufrimos porque en algún punto este vínculo nos hace perdernos a nosotros pensando que somos esa persona, y muchas veces entramos en estado de obsesión, sacrificándonos y enfocándonos únicamente en la persona para que no nos deje y nos siga haciendo «feliz».

El lazo increíblemente fuerte que se genera con la hormona oxitocina puede generar juegos emocionales que se utilizan para generar dependencia, obsesión y culpa, por ejemplo puede que una relación este llegando a su fin y ya no sea funcional para los dos, pero por el apego desarrollado prolongamos esa relación por tiempo indefinido ya que está basada en todo menos en el amor verdadero (miedo a estar solo, sacrificios innecesarios, obsesión, drama, sufrimiento, asumir el rol del salvador de la relación, probar al otro tener derecho al cariño, manipulación,  idealización, placer momentáneo, etc. ).

Todos estos escenarios son posibles ya que no estamos en pleno control de nuestro razonamiento y por lo tanto tomamos decisiones a partir de lo que sentimos y no de lo que es mejor para nosotros.

Junto con la droga mencionada anteriormente, generamos esa dependencia y ese vínculo que nos deja avanzar en nuestra vida porque estamos tan concentrados en la otra persona y en que esa persona cumpla nuestras necesidades de completarnos en la vida, que nos olvidamos de nosotros y de nuestros sueños y proyectos, nos olvidamos de que ya estamos completos ¿Acaso no has escuchado esa pareja que terminan y vuelven una y otra vez?

La verdad esa relación puede que ya no tenga solución pero el apego insano de los dos hace que crean que el otro hace parte de ellos y se ven sometidos en un ciclo infinito donde saben que no son el uno para el otro pero siguen volviendo por falta de madurez emocional.

La dependencia emocional funciona despertando en el otro emociones muy poderosas por medio del síndrome de abstinencia generado por el primer punto de la adicción, la manipulación emocional dentro de este estado es increíblemente sencilla, a diferencia del primer punto ya no es la exaltación lo que se busca sino la evitación de las sensaciones desagradables que sienten cuando se encuentran solos, se huye de la ansiedad, de la soledad, tristeza y preocupación que genera una posible separación.

Esta ansiedad al igual que en el primer punto hace perder el control a la persona de su juicio y de su individualidad, tomando decisiones a partir de lo que siente (miedo, estrés, ansiedad, tristeza).

Evita la dependencia manteniendo tu individualidad fuerte y nunca cediendo tus sueños y proyectos ante nadie.

Patrones de pareja

Otras  razón por la que sufrimos también es porque las personas y las relaciones que buscamos no son reales o no están fundamentadas para nosotros sino que son programadas por la sociedad, la cultura o la familia.

Cada uno tiene su propia historia de amor grabada en su cabeza tanto por sus experiencias en la vida, su cultura, su educación en casa y su propia construcción ideal. Todos tenemos nuestra mujer u hombre ideal plasmado en la cabeza junto con sus respuestas y demostraciones de afecto en particular y método de conquista ideal. Todos tenemos esa idea de cómo debe ser una relación, con pasos y etapas personales, y de cómo se debe desenvolver.

También tenemos esa imagen de cómo nos deben ver a nosotros, como se debe ver esa persona, qué cualidades y fortalezas debemos tener en una relación y de cómo debemos comportarnos frente a esa persona especial. En el momento en que estas percepciones chocan con la persona con la que nos estamos involucrando se puede dar o bien una adaptación (consensuada u obligada) o la ruptura.

Al crearse la ruptura, el sistema de creencias que teníamos entra en alerta roja (especialmente si nos han dejado a nosotros) y nuestra mente tiene que re evaluar todo el sistema a ver qué está pasando, cuál fue el fallo, pero más que todo el problema está en darse cuenta que lo que nosotros creíamos que estaba bien, tal vez no lo era tanto (por lo menos para la otra persona).

Por eso las fantasías, los patrones familiares y las exigencias de la sociedad nublan muchas veces el concepto funcional del amor y de las relaciones, creando una telaraña de creencias que chocan con nuestras experiencias y que no exactamente tienen que ser así.

Creencias

Sufrimos  porque lo que yo tengo como creencia en una relación choca con la realidad que me es mostrada, e inmediatamente la fantasía se rompe y el cerebro se desilusiona. Sufrimos también porque nuestros estándares carecen de realismo y tenemos conceptos inmaduros de comportamientos ideales que dificultan el relacionarnos con posibles parejas o los ahuyenta por exigencias que son ilógicas o erróneas.

Ya nombrado anteriormente, nuestra sociedad está llena de fantasías impuestas por nuestra cultura, estas fantasías cuando son llevada a la realidad, pueden chocar con las expectativas que muchas personas tienen de lo que es normal en una relación. Estas fantasías donde el príncipe salva a la princesa pueden hacer creer a muchos hombres de que tienen que comportarse de una manera para tener a su amada.

Igualmente pasa con las mujeres. En las novelas mexicanas donde muestran que entre más drama tenga la novela más audiencia tiene, puede hacer creer a las mujeres que la relación ideal debe tener una serie de altibajos para que sea real, lo que produce creencias inequívocas de como debe ser una relación y llegan a sentirse incómodas con la idea de tener una relación estable y tranquila. Por otro lado la cultura popular de chico malo, o de hombre bonito, puede hacer sentir a muchos hombres que no valen lo suficiente por no tener las cualidades que ven dentro de las películas que vemos, entonces se abstienen de buscar mujeres atractivas por falta de merecimiento.

Muchas relaciones no pasan del enamoramiento porque en ninguna película quieren pasar el trabajo personal y de equipo que se tiene que tener en una relación de pareja exitosa, por lo que muchas veces se cambia de relaciones continuamente porque creen que una relación no debe tener conflicto y que las personas tienen que quererlos como son. Muchos hombres creen que tener muchas mujeres los harán hombres de valor y a muchos, confundidos, se les dificulta tener una relación estable cuando la buscan.

Muchas mujeres creen que tener una relación larga las hace más valiosas, pero si la relación no funciona pueden quedarse atrapadas tratando de arreglar una relación que simplemente no es para ellas porque creen que ellas deben hacerlo funcionar porque «el amor lo puede todo».

Terminan sufriendo mucho tiempo en una relación que simplemente no era para ellas. Cuando alguna de estas creencias choca con la realidad las creencias de fantasía desilusionan el cerebro haciendo sentir muy mal a la persona o simplemente no le permiten avanzar manteniéndolos en dinámicas insanas donde no logran sentirse plenos.

Construye tu propia fantasía real para una relación, una en la que tú salgas bien librado, donde todo sea real y posible basada en experiencia y en valores y el cerebro se desilusionará menos porque sabe que esperar dentro de las probabilidades reales.

Patrones de pareja cultural

Sufrimos porque tratamos de cumplir roles que no son creados por nosotros sino por la sociedad, por lo que en la vida real creemos que tenemos que comportarnos de cierta manera.

La sociedad también está moldeada por lo que se cree que se debe ser y hacer. Hace unos años se tenía la costumbre social de trabajar, casarse, tener hijos, jubilarse y morir, Las mujeres repetían el proceso pero en la casa como madre de hogar. Después la mujer también empezó a trabajar y ahora eran dos que repetían el proceso. Hoy en día casi nadie se casa, prefieren saltar de relación en relación, hay más mujeres independientes que prefieren salir a trabajar y hacer su vida que frenarse construyendo una familia.

A partir de estas costumbres  ¿Sabes cuantas mujeres se frustraron años sin trabajar por estar solas en casa? ¿Sabes cuantos hombres se frustraron porque querían irse de viaje a recorrer todo el mundo pero no lo hicieron por quedarse trabajando haciendo una familia? En esta época va a pasar igual porque siempre hay un montón de gente haciendo lo que todo el mundo hace sin atreverse a hacer lo que realmente quieren.

En el caso de las relaciones es igual, hay muchas mujeres que creen que su valor radica en que un hombre debe cortejarlas bastante tiempo y muchas no logran salir con nadie porque se hacen rogar demasiado y los pocos hombres con autoestima no lo ven justificado. Muchos hombres piensan que el ser insistentes y detallistas va a hacer que una mujer los acepte, pero eso no tienen nada que ver con acosar e incomodar cuando es claro que ella lo esta rechazando, y muchas veces se degradan y pierden el tiempo con mujeres que nunca les van a hacer caso, muchas veces pasan a ser intensos y molestar a la mujer por esa creencia implantada.

En aspectos más graves hay hombres que creen que golpeando a una mujer ella no los dejara, y al mismo tiempo hay mujeres que creen que si las golpean es porque lo merecían porque se comportaron de una manera que no es correcta cuando la violencia no es justificada de ninguna manera. Estos aspectos moldeados por las creencias populares hacen que construyamos creencias de relaciones que no nos facilitan relacionarnos de manera adecuada con los demás.

El trabajar una relación no es lo mismo que forzarla a que funcione como sea, y muchas parejas sufren porque entran en dinámicas y creencias implantadas por la sociedad que los hace sufrir. Los roles típico de hombre y mujeres pueden ser adaptados por nosotros mismos para que estén en función de nuestra felicidad y no de lo que se espera que hagamos. Las mujeres también pueden tomar la iniciativa, y los hombres también pueden llegar a ser románticos, estos comportamientos como ejemplo ayudan a las interacciones entre hombres y mujeres sin ser exactamente roles tradicionales.

Patrones de pareja psicológicos

Sufrimos porque tenemos patrones de pareja incorrectos, comportamiento que nos llevan a situaciones y relaciones que ya conocemos pero que no necesariamente queremos o resultan bien, solo que ya están programados por el ambiente en donde crecimos ¿Tienes siempre el mismo tipo de parejas? ¿Tus relaciones siempre son iguales?

¿Más bien no tienes muchas relaciones, no duraste mucho o no has tenido ninguna? Una de las razones por las que tus relaciones no son como tú quieres es porque estás repitiendo un patrón implantado en tu familia. Cuando crecemos en una determinada familia, esta tiene dinámicas especiales que forman nuestra percepción de nosotros mismos y de cómo deben ser las relaciones y el amor.

Cuando crecemos siempre intentamos llenar los espacios o tomar los roles a los que estamos acostumbrados y  formamos creencias para validarlos. Esto da de cierta forma una guía para movernos por el mundo. Como ejemplo, un hermano mayor puede casarse con una hermana menor porque él está acostumbrado a hacerse cargo de ciertas responsabilidades, de tomar el mando, cuidar y proteger, y ella está acostumbrada a que la cuiden, a dejar que los mayores tomen decisiones, por lo que ese tipo de dinámica se replica ¿Cuál es el problema? cuando las dinámicas de nuestra familia no eran perfectas y teníamos roces o conflictos que no se resolvían ese tipo de relaciones o interacciones se replican con una diferencia y es que una persona externa no va a tolerar tan fácil los defectos que todos tenemos, a diferencia de nuestra familia.

Por eso es tan importante trabajar en nosotros mismo, muchas veces estamos programados para atraer personas o relaciones que provocan dinámicas de comportamiento conocidas pero que no queremos. Piénsalo ¿estás repitiendo lo que vivías con tus hermanos o lo que vivieron tus padres? ¿Qué dinámica familiar puedes estar repitiendo y que no te gusta? Muchas mujeres están con hombres infieles o con hombres violentos porque esa fue la dinámica que aprendieron en su familia, tal vez su padre las golpeaba, era infiel, o simplemente ellas tuvieron que mendigar tanto cariño en la familia que lo empezaron a regalar con sus actuales parejas.

Muchos hombres están acostumbrados a que en su casa mande el hombre y se hace lo que él diga y encontrar mujeres que también participan en las decisiones de pareja los hace entrar en conflicto con mujeres más fuertes y decidida, lo que puede dificultar alguna relación. Muchos hombres no crecieron con papá y por lo tanto se acostumbraron a ser los protectores y complacientes hombres de su madre, y en sus relaciones muestran muchas veces una excesiva complacencia con las mujeres. Muchas personas de padres que tuvieron una separación difícil no quieren tener relaciones porque creen que no van funcionan y porque no quieren pasar por la misma situación de su infancia, pero profundamente se mueren por una relación.

Celos

Los celos es uno de los comportamientos que van de la mano de la experiencia del amor humano y de la vida en pareja. Es un comportamiento propio de la especie humana caracterizado por una emoción muy fuerte que se despierta cuando se percibe una amenaza donde alguien puede usurpar o quitar el puesto o el rol de la persona, en este caso la pareja sentimental o sexual. La amígdala que está encargada de la supervivencia despierta toda emociones de peligro donde la persona  despierta emociones como la ira, la ansiedad y el miedo. En la medida que vamos creciendo y madurando aprendemos a controlar estas descargas de emociones fuertes de celos para evitar una respuesta inapropiada frente a estas emociones.

Las mujeres generalmente sienten mucho más celos de que su pareja sienta enamoramiento por otra mujer que atracción sexual. En el caso de los hombres es al contrario, sienten más temor de que su pareja sea infiel sexualmente que emocionalmente. Esto está explicado desde la teoría evolutiva donde las mujeres buscan más un hombre que provea compañía y asistencia a la mujer mientras que los hombres están enfocados en que la mujer sea fiel sexualmente para asegurarse de que su descendencia sea de él. Claramente estos mecanismos no son conscientes o deliberados sino son sistemas inconscientes que impulsan comportamientos por medio de emociones muy fuertes.

Los celos evolucionaron como comportamiento evolutivo para prevenir las infidelidades y traspasar los genes de la mejor manera. Hoy en dia los celos son muy comunes en las personas y proporcionan cierta atención en la pareja si se maneja de manera adecuada. Como estos son comportamientos evolutivos cualquier tipo de anomalía tanto biológica como psicológica puede hacer que las emociones se desborden en celos enfermizos que se vuelven autodestructivos. La importancia de tener una madurez emocional, amor propio y buenas creencias que permitan que la cabeza no produzca sola los celos, permitirá manejar estos comportamientos que pueden destruir las relaciones.

Tanto de si eres de los que amenaza con quitarse la vida, los que manipula, los que agreden física o psicológicamente o los que controlan a su pareja dejame decirte que ese comportamiento no permitirá nunca que seas feliz en una relación y te sugiero trabajar en ello.

Si estas con una persona asi te sugiero que te alejes de esa persona ya que puede ser muy peligrosa. Ese tipo de comportamiento no se debe tolerar de ningún modo. Esta es la base del sufrimiento en las relaciones de pareja tóxica por celos enfermizos, que alguien los tenga y que alguien que los permita.



WhatsApp chat