Saltar al contenido

Tipos de pareja

Etapas de una relación

Los tipos de pareja

Los tipos de relaciones de pareja actuales se refiere a la evolución que puede presentar una pareja a lo largo del tiempo

Novios

Los novios son generalmente el primer establecimiento de una pareja. Casi siempre es exclusiva y generalmente se caracteriza por estar en la etapa del enamoramiento y lujuria. Es una etapa donde la pareja disfruta del enamoramiento, se conoce y establece reglas y normas para el futuro de la relación. Se conocen íntimamente, emocionalmente y a su círculo cercano. Son parejas que más que todo buscan divertirse y disfrutar. En la medida que avanza la relación hay acuerdos de cuidado, protección y apoyo pero como todavía no hay mucho compromiso y no se conocen buscan más la experiencia que un proyecto juntos.

En esta etapa no se debe asegurar inmediatamente un futuro lejano con la pareja especialmente si no se ha tenido muchas experiencias ya que no se sabe lo que se quiere y tampoco se conoce realmente a la otra persona (si dices que no te importa y que confías en la otra persona, estás bajo el efecto del enamoramiento y antes de hacer cualquier estupidez te sugiero esperar un poco a que esa droga de neurotrasmisores baje).

Sugiero tener la mayor cantidad de experiencias (responsables) especialmente en la veintena. Esto te dará mucha experiencia, aprenderás a conocerte y sabras que tipo de pareja es adecuada para ti.

Recién casados

Los recién casados generalmente hacen parte de un noviazgo maduro.  Puede haber todavía un poco de enamoramiento y esto depende de que tanto tiempo hayan pasado de novios. Yo sugiero esperar minimo de 3 a 5 años antes de casarse por varias razones. La primera y si no has tenido muchas relaciones, es importante saber que estás dispuesto a tolerar y que no, tienes que saber poner límites y establecer acuerdos para que la relación perdure.

Conocerte y conocer que te gusta y qué tipo de pareja quieres tener es muy importante para saber si estás dispuesto a pasar tu vida (o un tiempo considerable) con esa persona. Es mejor arriesgarte a dejar a alguien con quien no compartes tu visión de vida por mucho apego que haya que pasar mucho tiempo con alguien que no te lleve a donde quieres o que no comparte tu visión de vida y que al final la relación se deteriore y fracase y que hayas perdidos años, juventud y tiempo de tu vida solo por querer no estar solo/a.

La segunda es que el matrimonio es caro y el divorcio muchas veces también y por pura emoción no vale la pena tremendo emprendimiento.

La tercer es que no sabes si tu visión del mundo la seguira tu pareja y después de haberse casado muchos sacrifican esa visión por mantener una relación que les proporciona estabilidad. Te aseguro que un matrimonio feliz y exitoso se basa en un proyecto juntos y no solo en sentir que alguien está ahí para apoyarte ya que esto raya un poco con la dependencia.

Hay excepciones donde una pareja vivió muchas cosas con otras parejas y otras relaciones y tiene la madurez suficiente para no cometer los mismos errores y sabe lo que quiere en una pareja. En muchos casos esas parejas se casan o forman parejas estables rápidamente por su experiencia y en esos casos si son válidos.

Una pareja de recién casados todavía puede estar bajo los efectos del enamoramiento pero ya empieza el apego y la conexión profunda y después de un tiempo deciden irse a vivir juntos. La decisión debe ser tomada con base en un proyecto juntos a futuro que beneficie a los dos. Como ya viven juntos la responsabilidad es inherente en su relación y esta se va tornando mucho más seria.

Relación de pareja con hijos

Cuando los hijos llegan en una pareja todo el furor de neurotrasmisores generalmente queda alterado. La responsabilidad empieza a ser la piedra angular de la relación y todo lo emocional se trunca. Si la pareja tuvo los hijos de forma irregular y temprana sin planearlo esta responsabilidad tan inmensa puede afectar la relación que se vuelve una demanda de responsabilidad y desciende todo el goce del principio. Si la pareja tenía proyectos juntos y son truncados por los hijos la infelicidad puede reinar en la insatisfacción de la autorrealización individual de cada uno de los miembros de la relación. Esto no significa que la relación se acabe o que fracase sino que será un reto bastante fuerte para la pareja.

Si por el contrario los hijos llegan en un momento de estabilidad y de recursos donde cada uno de los miembros de la relación se siente realizado y hay recursos suficiente para seguir el rumbo que tenían tanto individualmente como pareja entonces los hijos se convierten en la piedra angular de la relación pero con una satisfacción y goce exuberante. La conexión de la pareja aumenta ya que tienen un proyecto juntos que los puede unir bastante. Si los hijos son planeados esa conexión que suma responsabilidad a la relación aumentará. Aun así la pareja no estará exenta de problemas de otra índole y aunque las parejas con hijos se divorcian menos la lujuria y el enamoramiento descienden a casi cero.

Relación de pareja en el adulto mayor

Esta es la última etapa  de la relación, generalmente los hijos ya han hecho su vida y la pareja vuelve a tener tiempo para ella. Pueden volver la lujuria y el enamoramiento si la pareja esta basada en el amor verdadero, en los valores correctos y tienen lo que veremos después, la cultura de las relaciones sanas.

Esto no necesariamente tiene que pasar cuando la pareja se muy mayor en edad, el reenamoramiento puede surgir a los 50 o 60, incluso cuando los hijos todavía están en casa. En esta etapa la idea es que la pareja también se haya sentido satisfecha en términos de proyectos personales y hayan podido hacer lo que querían.

Pueden retomar citas y actividades juntos, volver al «noviazgo» y finalizar su vida juntos.

WhatsApp chat